Home / Publicaciones / La construcción del Teatro Nacional
La construcción del Teatro Nacional

La construcción del Teatro Nacional

Con el Castillo de San José en ruinas, destruido por las artillerías revolucionarias el 20 de Octubre de 1944, inicia la transformación de la entonces llamada “Colina”, que era esa imponente elevación que se encontraba entre el centro urbano de ese entonces, de la primera a la dieciocho calle y el bulevar La Reforma.

Poco a poco la visión de los ingenieros comenzó a manifestarse en distintos planos, muy modernos y siguiendo modelos europeos y norteamericanos, todos empeñados en la construcción de un Teatro Nacional.

Un proyecto presentado al presidente Ydígoras Fuentes por el arquitecto Marco Vinicio Asturias se inició en 1961. Se trataba de una obra monumental de la cual sólo se pudieron fundir los cimientos, porque el 31 de marzo de 1961 un grupo de militares derrocó al presidente y el proyecto pasó al olvido. El arquitecto Asturias falleció poco después en un accidente automovilístico y en definitivo la construcción del gran teatro se detuvo por más de cinco años.

En el enorme espacio de ocho manzanas ya se había comenzado a construir algunas obras complementarias como el teatro al aire libre obra del Ingeniero Efraín Recinos a quien más darte le llamarían para la realización de un nuevo diseño de un teatro de menor tamaño pero que tuviera capacidad de recibir a dos mil espectadores. Los trabajos formales dieron principio en 1971. En adelante la imaginación creadora de Efraín Recinos, quien ya se destacaba como gran artista plástico, pintor y escultor,  permitió la construcción de un modelo original, como es el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

La única condición que le han impuesto al nuevo diseño, es que conserve la cimentación y que el teatro sea más pequeño. Efraín Recinos realiza un diseño extraordinario, en donde reúne los elementos de origen indígena, todos sus elementos tienen raíces en nuestra cultura ancestral, unidos de forma genial a las cosas modernas del guatemalteco. Se reinicia la construcción y en su camino sufre un pequeño pero transcendente cambio, que fue usar el foso de la gran sala, para crear el Teatro de Cámara.

Poco a poco se fueron puliendo detalles de su construcción hasta el momento en el cual, el imponente y majestuoso Teatro Nacional, Centro Cultural Miguel Ángel Asturias es inaugurado el 16 de junio de 1978 y desde ahí se entre mezcla entre el azul del cielo.

Fuente:

“Teatro Nacional, Centro Cultural Miguel Ángel Asturias;

OLIVA ALONZO, Roberto; RECINOS, Efraín; VASQUEZ, Miguel Ángel; 1999.

Subir