Home / Publicaciones / El Quetzal en Guatemala – el pájaro de las plumas verdes
El Quetzal en Guatemala – el pájaro de las plumas verdes

El Quetzal en Guatemala – el pájaro de las plumas verdes

“Remotas leyendas mayas aseguran que en la mañana en que los Altos Señores del Alba y del crepúsculo crearon el mundo americano, los vientos, soplando en círculos mágicos sobre la cimera de un árbol de guayacán o de guayaco, condensaron su espíritu, y que enseguida del remolino de las hojas verde azules, como una flecha, voló el primer quetzal”,

explica el historiador guatemalteco Celso Lara Figueroa.

 

 

El Quetzal foto por Thorn Janson via TACA Regional - El Quetzal en Guatemala - el pájaro de las plumas verdes

Foto por Thorn Janson.

Así es como aparece el quetzal desde los tiempos de los Mayas. Ellos lo admiraban por su belleza y señorío. Lo hicieron parte de sus deidades y con frecuencia aparecía en sus códices y pictogramas, describe el historiador en una recopilación de historia sobre el quetzal respaldada con información del Ministerio de Cultura y Deportes.

El pájaro serpiente como lo llamaba el escritor guatemalteco Virgilio Rodríguez Macal, en su libro La Mansión del Pájaro Serpiente, es un ave de plumaje verde en su mayoría. Un macho mide alrededor de 36 centímetros y hasta 64 más por su “cola”. Su peso oscila entre los 210 gramos.

El macho tiene una cresta en forma de casco comprimido que se extiende hacia adelante para cubrir la base del pico. Por su parte la hembra y los más jóvenes no cuentan con ella, pero muestran una cola con un barreteado distintivo y el pecho gris. A diferencia de los machos que tienen la parte inferior del pecho marrón, el cual gradualmente se transforma en carmín encendido a la altura del abdomen. El pico es amarillo y las patas grises.

La hembra es más opaca. Tiene la cabeza verde bronceada también opaca. El abdomen carmín más pálido. El peso varía entre uno y tres kilos.

Se sabe que son aves muy tranquilas, pueden estar quietas por mucho tiempo posadas en un árbol. Se alimentan de frutos del Lauraceae o aguacatil, moras silvestres e insectos. Normalmente se les encuentra en parejas o grupos de 4 a 6 aves. Los quetzales anidan en los huecos de árboles grandes.

 

Ave nacional

En el pasado, el quetzal era considerado un ave divina por los aztecas, ellos creían que era el “Dios de Aire” y lo veían como símbolo de bondad y luz.

Para Guatemala es considerado el ave nacional. Cuenta la historia que cuando el Conquistador español Don Pedro de Alvarado luchaba con el rey Quiché “Tecún Umán” hirió a éste último mortalmente en el abdomen, el ave bajó y se posó en la herida, marcando en su pecho de color rojo carmesí intenso.

El quetzal fue declarado símbolo nacional de Guatemala en 1871. Aparece en el escudo de la bandera y con su nombre se reconoce a la moneda nacional.

El Quetzal foto por Enmanuel Ramirez - El Quetzal en Guatemala - el pájaro de las plumas verdes

Foto por Enmanuel Ramírez.

En peligro

El quetzal se reproduce en bosques nubosos. Su nido es una cavidad profunda y desnuda, parecida a la de los “pájaros carpinteros” (F. Picidae), con una entrada lateral única, ubicado de 4.3 a 27 metros de altura sobre un tronco en descomposición en el bosque o en un claro cercano.

Los quetzales, solo ponen dos huevos de color azul claro que miden 38.9 por 30.2 milímetros. El período de incubación dura entre 17 y 18 días. Se reproducen de marzo a junio. Las crías de quetzal son atendidas por ambos padres y dejan el nido después de 23-29 días.

Los quetzales en Guatemala se han visto cerca de San Francisco Zapotitlán, Suchitepéquez; Aldea Loma Linda, Nuevo Palmar, Quetzaltenango; Finca Santa Luisa en Sierra de Las Minas, Morazán, El Progreso; Biotopo del Quetzal, Purulhá, Baja Verapaz; Aldea Fraternidad, San Rafael Pie de la Cuesta, San Marcos; Reserva Natural Los Andes, Santa Bárbara, Suchitepéquez confirma el Consejo Nacional de Áreas Protegidas.

Se ha confirmado que se reproduce en cautiverio en México y Costa Rica.

 

La foto titular de la publicacion es por Ricky Lopez Bruni

Subir