Home / Mundo Chapin / Leyendas sobre el Lago de Atitlán
Leyendas sobre el Lago de Atitlán

Leyendas sobre el Lago de Atitlán

Leyendas sobre el Lago de Atitlán

Uno de los lugares más majestuosos de Guatemala es el Lago de Atitlán. Esta maravilla natural, considerada como uno de los lagos más bellos del mundo, está rodeado de volcanes, denominados Atitlán, Tolimán y San Pedro y una pequeña montaña o cerro denominado Cerro de Oro. Una de las características más importantes del lago de Atitlán son los fuertes vientos que se crean y que generan que el lago se vuelva peligroso por momentos, conocidos como el Xocomil. La belleza del lago es tal que para describirla se tuvieron que crear varias leyendas.  A continuación se describen las leyendas que giran en torno a este hermoso lago y a los fuertes vientos que se crean.

1. Origen del Lago de Atitlán

Cuenta la leyenda que hace muchos años, los Cakchiqueles, quienes habitaban lo que ahora se conoce como el lago de Atitlán, dieron muerte a zaetaos, que se entiende como flechas a Tolgum. Luego de darle muerte a este personaje, se dirigieron a lanzar desde un cerro los pedazos de Tolgum a una laguna. Al terminar de lanzar los pedazos, los Cakchiqueles decidieron bajar a la laguna pero al acercarse sintieron un gran miedo ya que el agua se empezó a agitar.  Esta tribu decidió hacer sus casas en este lugar, y un día de ellos uno de los guerreros llamado Gagavitz decidió arrojarse al agua convirtiéndose en la serpiente emplumada. Una vez el guerrero tocó el agua, se formó un remolino que agitó el lago. Finalmente los miembros de las tribus que observaban lo sucedido decidieron realizar la partición del lago, otorgándole a unas tribus la mitad del lago y a las otras  los frutos y animales y a las otras tribus la otra mitad del lago y las cañas. Es así como se creó el lago y las divisiones del mismo.

Otra de las leyendas nace desde antes que el existiera el lago de Atitlán, por ese terreno pasaban 3 ríos que se unía en el centro de los volcanes. Cada mañana una bella mujer con cabellera larga y negra se iba a bañar a la unión de los ríos. Esta hermosa mujer era llamada Citlatzin y era hija de uno de los caciques o jefes de la región. Cada mañana, al bañarse, esta dama cantaba con una voz casi angelical, lo que generó que las aguas se enamoraran de ella, por su belleza y su hermosa voz. A pesar de lo imposible del amor entre los ríos y la doncella, estos se enamoraron de ella, a sabiendas que ella estaba comprometida con un hijo de un cacique.

Resulta que un día, luego de uno de sus baños, la dama caminó para recoger flores que le entregaría a su mamá. En busca de estas flores, la dama se topó con un humilde carpintero, pero entre ambos hubo una conexión inmediata. La belleza de ella lo deslumbró a él y ella se enamoró perdidamente de los ojos de él. Esta unión no era aceptada ya que los caciques no podían mezclarse con el pueblo. Al joven, llamado Tzilmiztli, y la dama, no les importó esta prohibición y se enamoraron perdidamente el uno del otro. Quedaron de juntarse en el mismo lugar a la misma hora. Con el paso del tiempo y luego de largas horas de hablar y compartir muchas horas, Tzilmiztli y Citlatzin se dieron un beso, el cual inició un apasionado romance entre ellos.

El romance entre la pareja no pasó desapercibido para los rios que notaron el cambios en su amada. Entre los cambios más importantes que notaron fueron que la dama ya no cantaba ni jugaba cuando se bañaba, sino que lo hacía de forma apresurada y se iba corriendo. Con el pasar del tiempo, no solo la actitud de la dama cambio sino también su cuerpo. Al no saber con certeza lo que pasaba con su amada, los ríos le pidieron al viento que les averiguaba que pasaba con Citlatzin.  El viento les contó la situación, indicándoles de los encuentros entre la pareja, lo que generó que los ríos se volvieran celos y enfadados. Los ríos, presas de esos enojos, decidieron terminar con la relación, por lo que con ayuda del viento, trajeron a la Tzilmiztli y Citlatzin a la orilla de los ríos. Una vez en la orilla, el viento empujó a Tzilmiztli a los ríos y juntos hicieorn que el joven empezara a ahogarse. Al ver la situación, la hermosa dama se percató que no podría vivir sin su amor, por lo que entró a los ríos y tomando de la mano a Tzilmiztli y se hundieron juntos hasta el fondo del río. Los ríos, enfadados al ver que la hermosa Citlatzin se hundiera con Tzilmiztli, se enfadaron y crearon un choque de aguas, lo que creó el Lago de Atitlán.

Lago de Atitlán – foto por David Rojas Fotografia

2. Origen del Cerro de Oro

Una de las leyendas del lago de la creación del Cerro de Oro cuenta que antes de que el lago de Atitlán fuera le lago que es ahora, inició siendo un charco pequeño. Unos ángeles decidieron cubrir el charco con tierra para lo que decidieron cortar una parte del volcán de Atitlán.  Durante el tiempo que trasladaban la punta del volcán, decidieron tomarse un descanso, dejándolo en la tierra a lado del charco. Al terminar el descanso y querer levantar la punta del volcán, este ya se había adherido a la tierra por lo que no pudieron levantarlo. Con el paso del tiempo el agua del charco se hizo más y más grande hasta convenirse en el lago, rodeado de los 3 volcanes y el pedacito de tierra que las hadas dejaron, al cual se llama Cerro de Oro. 

Otra de las leyendas sobre el Cerro de Oro es que Dios creó un volcán hombre y un volcán mujer para cuidar al lago de Atitlán. El volcán hombre fue llamado Tolimán y el volcán mujer fue llamado Atitlán. Al darse cuenta Dios que había hecho al volcán mujer mas alto,  decidió quitarle un pedazo y con ese pedazo creó El Cerro de Oro.

El Lago de Atitlán y Cerro de Oro son tan hermosos que se considera que Antoine de Saint-Exupéry, en su libro denominado “El Principito”, un clásico de la literatura, se inspiró en el Cerro de Oro para su personaje de el Elefante.

Lago de Amatitlán, panorámica de 37 fotografías – por Marcelo Jimenez Foto y Video

Fuentes:

Subir