Home / Publicaciones / Un recorrido por la historia de la congregación Marista en Guatemala
Un recorrido por la historia de la congregación Marista en Guatemala

Un recorrido por la historia de la congregación Marista en Guatemala

Un recorrido por la historia de la congregación Marista en Guatemala

Respeto, amor y valores son algunos de los pilares sobre los cuales trabaja la comunidad de Hermanos Maristas, que actualmente mantiene presencia en el país.

Los Maristas fueron fundados por Marcelino Champagnat, un hombre cuyo legado fue inculcar y promover respeto y amor por los niños, los pobres, los abandonados y los huérfanos.

En Guatemala hay quienes decidieron dedicar su vida a seguir estos nobles pasos. Eduardo Alburez, es uno de ellos.  Él es originario de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango.

Para muchos Maristas, él – Don Guayito, como cariñosamente le nombran- es un personaje admirable, porque ha dedicado su trabajo, desde hace décadas, a la formación y educación de generaciones de estudiantes. Entre los cuales se encuentran grandes empresarios y personajes de renombre en el país.

Don Guayito tomó la decisión de convertirse en Marista cuando era un joven. Justo el día que se enfermó de sarampión y su familia recibió la visita de un sacerdote.

Según Don Guayito fue este sacerdote quien le invitó a unirse como Marista.  Al inicio no comprendió la invitación. La inocencia de su edad, le hizo relacionar la congregación Marista con algo que siempre llamó su atención, el mar. 

Pero el sacerdote anotó el error. Explicó el verdadero sentir de los Hermanos Maristas, y le hizo reflexionar que de aceptar ser Marista, podría lograr trabajar cerca del mar. Y así fue. Don Guayito, luego de más de 30 años en el Liceo Guatemala, tuvo la oportunidad de apoyar y trabajar con jóvenes y niños en Coatepeque, cerca del mar.

Don Eduardo Alburez (Don Guayito)

Los Maristas y la educación

En Guatemala la comunidad Marista es parte de lo que ellos llaman la Provincia de América Central, una agrupación en la que también incluyen grupos y centros educativos de Costa Rica, El Salvador y Nicaragua.

Debido a que la especialidad de los Maristas es promover la educación en niños y jóvenes, en Guatemala se encuentran por lo menos cinco establecimientos de estos que forman niños y niñas, al estilo de Champagnat.

De acuerdo con Jose Antonio López, representante destacado y designado de esta comunidad para hablar de la injerencia Marista en la educación guatemalteca, ya que son varios miles los estudiantes que han graduado gracias a la labor que realizan en estos centros de estudios.

Según López, el incansablemente trabajo que se hace por la educación de los jóvenes guatemaltecos busca que después de graduarse sean profesionales con valores.

“Valores que muchas familias ya no se interesan por promover”, dice “pero que tanta falta hacen en sociedades tan violentas como las que hoy vemos debido a la ausencia de ellos”, añade.

“Nosotros educamos con respeto hacia los niños y jóvenes. Creemos que la moral de cada persona es indispensable para que una persona sea formada, no corregimos con violencia, ni gritos. Promovemos castigos que hagan pensar a la persona sobre su mal comportamientos que le toque el corazón y las haga cambiar. Creemos en el juicio crítico de cada estudiante”, añade.

Banda escolar del Liceo Guatemala – foto por Banda Liceo Guatemala

Los primeros establecimientos Maristas en Guatemala

La Historia de la Provincia de Centro América apunta que Guatemala le abrió los brazos a los Hermanos Maristas en 1932. Sucedió cuando miembros colombianos de la comunidad llegaron al Colegio de Infantes.

En 1949 comenzaron a funcionar dos grupos de catecismo con un promedio de 50 niños cada uno. Meses después surgieron tres grupos similares más.

La comunidad había crecido y eran cerca de 300 los niños que ya habían aprendido a dedicar unas horas de su día para atender a otro grupo de niños pobres que necesitaban su apoyo. La actividad duró cerca de seis años consecutivos.

Hasta que en 1954, Monseñor Mariano Rossell solicitó que los Maristas abandonaran el Colegio Infantes.

Después de eso fue necesario que el nombre del nuevo establecimiento que les representaría fuera otro. Lo nombraron Liceo Guatemala. El Ministerio de Educación aceptó el cambio.

Y luego del apoyo de diferentes sectores del país a Guatemala se fueron sumando otros establecimientos. Como el Liceo Coatepeque, La Escuela Marista, el Centro Escolar Hermano Moisés Cisneros y el Instituto Tecnológico Quiché.

El fundador de los Maristas

El presbítero, de la Sociedad de María, Fundador de los Hermanos Maristas y de la Enseñanza o Hermanitos de María, Marcelino Champagnat, nació el 20 de mayo de 1789 en el pueblo de Marlhes, Francia.

Champagnat trabajó incansablemente en los más necesitados hasta que enfermó y agotado por el trabajo, murió a los 51 años, el 6 de junio de 1840. Sin embargo, su mensaje: “Que no haya entre vosotros mas que un solo corazón y un mismo espíritu. Que se pueda decir de los Hermanitos de María, como de los primeros cristianos: Mirad cómo se aman”, quedó.

El papa Juan Pablo II canonizó a Marcelino el 18 de abril de 1999 en la plaza San Pedro del Vaticano, lo reconoció como santo de la Iglesia universal.

Subir