Home / Mundo Chapin / Proyecto “Crecer Sano” en Guatemala
Proyecto “Crecer Sano” en Guatemala

Proyecto “Crecer Sano” en Guatemala

Proyecto “Crecer Sano” en Guatemala quiere frenar con la desnutrición crónica del país

El Banco Mundial tiene dos objetivos: el poner fin a la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida de manera sostenible. Es por esto que en cada país cuentan con diferentes proyectos para llevar a cumplir con su misión.

En Guatemala se han llevado a acabo diferente Proyectos del Banco Mundial que han sido fructíferos tales como el Proyecto de Competitividad y el Proyecto de Apoyo al Programa de Desarrollo Económico desde lo Rural en el cual durante el 2005 y 2008 facilitó nuevas inversiones extranjeras por US$ 944 millones. Así como en el 2012 por medio del Proyecto de Salud y Nutrición Materno-Infantil en Guatemala, se ayudó a proveer cobertura básica de servicios de salud a más de un millón de personas.

Este 2017 se aprobó a finales de marzo un proyecto llamado “Crecer Sano” el cual se centrará en la nutrición y salud de Guatemala. El objetivo del proyecto es mejorar las prácticas, servicios y comportamientos seleccionados que se sabe son clave de la desnutrición crónica en las áreas en que se intervendrá.

Cuanta con varios componentes:

  1. El primero es la prestación de servicios de nutrición y salud de calidad a las madres y niños, entre los cuales se incluye el acceso a agua potable e interviniendo en el cambio de comportamiento a las familias y comunidades en cuanto a su alimentación, así mismo se suministrarán equipo médico y se capacitará a las personas para prestar estos servicios.
  2. El segundo componente es mover el enfoque hacia los resultados, es decir se introducirá financiamiento basado en los resultados para promover el uso de los servicios de salud desde atención prenatal, promover cambios en las conductas de las comunidades, como por ejemplo el dar lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida.
  3. El último es brindar apoyo a la gestión del proyecto, el seguimiento y la evaluación.

El mismo tiene un costo de US$ 100 millones y cuentan con 5 años para poder hacerlo realidad.

Fuente:

Subir