Home / Noticias / Primera latinoamericana en llegar al Polo Norte
Primera latinoamericana en llegar al Polo Norte

Primera latinoamericana en llegar al Polo Norte

Primera latinoamericana en llegar al Polo Norte

A 10 años de que una guatemalteca realizara esa hazaña

Por Sandra Martínez

 

La ambientalista guatemalteca Vida Amor de Paz se convirtió en la primera mujer latinoamericana en llegar al Polo Norte hace una década. Hoy comparte su interés por proteger el planeta.

“Mi motivación ambientalista nació con las organizaciones no lucrativas que fundé hace varios años de las cuales son la Presidenta: Fundación del Bosque Tropical 1993 en Guatemala y de Tropical Rainforest Foundation 1999 en el Estado de la Florida, Estados Unidos. Ambas me dieron el marco para trabajar de forma sistematizada en los objetivos para los que fueron creadas. Haciendo énfasis en la educación ambiental, la protección y manejo sostenible de los bosques”, afirma la también conductora de televisión.

Todo comenzó en el 2007 a raíz de una invitación que le hiciera el Dr. John Kermond, Científico Visitante de (UCAR) de la Oficina del Programa Global National Oceanic and Armospheric Administration NOAA para abordar el Rompehielos atómico ruso Yamal que la guiaría al centro del Polo Norte en compañía de 100 científicos.

Esta invitación la motivó a investigar sobre el cambio climático y verificar si lo que había pasado con el declive de la civilización maya, hace miles de años había sido por un cambio ambiental porque hubo mucha deforestación y sequias.

Seis semanas antes del viaje la bandera de Guatemala aparecía en el sitio Web de la expedición. Pero lamentablemente a pocos días del viaje la cuota económica del chárter para el rompehielos atómico ruso Yamal en el que se realizaría la expedición fue incrementada considerablemente al extremo que Vida no podría viajar por no contar con dinero disponible de agencias patrocinadoras.

Los científicos de la tripulación contrataron otro rompehielos convencional más económico en donde no había espacio para periodistas y estas fueron las circunstancias para que la periodista no pudiera realizar la expedición para la que había sido invitada.

No se dio por vencida

La expedición resultó ser un importante reto para esta temeraria chapina que a pesar de que no conocía el camino, de ser un viaje largo y peligroso en uno de los lugares más inhóspitos del planeta ella quería ir. No obstante se preguntaba si sería capaz de enfrentarse a temperaturas de 30 grados menos cero o estar cara a cara frente a un oso polar en medio de la nada.

Después de haber sido notificada del cambio de embarcación averiguó con los personeros de la NOAA para que le indicaran qué podía hacer, pues ya se había mentalizado en realizar el viaje y no se iba a detener. Le indicaron que en esos días había una embarcación llamada Tara a usanza de los veleros del Siglo XIX que viajaría al Polo Norte. Pero se preguntaba cómo contactar a los tripulantes del Tara.

Buscó en Internet el número telefónico del director francés de logística del barco Romain Troublé y logró contactarlo después de una infinidad de llamadas que hizo a diferentes países, finalmente lo localizó en Francia. Para solicitarle una invitación formal a su embarcación y él le respondió que ellos no invitaban ni al Discovery Channel.

Vida le explicó que quería mostrar el paralelo entre el cambio climático de hoy e el cambio climático que hizo que la civilización maya declinara hace miles de años y que deseaba establecer si aún había tiempo para que la civilización no colapsara como ocurrió con la Maya. A Romain le gustó esta tesis y le autorizó poder llegar a su barco.

Ella buscó compañías que quisieran llevarla. Pero fue Romain quien la llamó para preguntarle si aún quería ir al Polo Norte. Le dijo que había conseguido un Twin Otter y dos pilotos valientes que estaban dispuestos a hacer el viaje. Su felicidad duró hasta que le dijo que el viaje a la isla de Svalbard hacia el centro del Polo Norte en Noruega costaría 50 mil dólares.

Ella le dijo que no tenía ese dinero a lo que él le contestó: Señora, si me dice que sí ahora, le reservo el vuelo, pero si me dice que lo pensará para buscar el dinero, ya no me llame más. No me haga perder mi tiempo.

La guatemalteca no sabía que hacer pero aceptó el viaje, después vería como recaudar los fondos. Al colgar el teléfono empezó a enviar correos  electrónicos a los patrocinadores que podían ayudarle, pues solo tenía dos días para lograrlo. Toco cuanta puerta pudo para realizar la expedición que estaría acompañada de un equipo de filmación de gran envergadura, pero no recibió apoyo de los guatemaltecos, fue hasta que vieron que los extranjeros si creían en ella que se volcaron a ayudarla.

Empezaron a donarle algo de dinero, pero faltaba mucho para juntar la cantidad que necesitaba, hasta que el multibillonario John Paul de Joria, dueño de Paul Mitchell Systems (productos para el cabello) se comunicó a su celular y le dijo: Señora, he recibido la notificación de que usted quiere ir al Polo Norte.

Le preguntó qué quiere hacer allá y Vida le explicó que colocar la bandera de su país. Él le dijo entonces que si ella ponía a la par la bandera de su empresa comercial con gusto le daba la cantidad que necesitaba.

Vida le contestó yo le coloco las banderas que usted quiera. Al día siguiente ya contaba con el dinero en el banco para el pago del Twin Otter. Pero le faltaban 12 mil dólares para comer y gastos de hotel.

“Anuncié en el INGUAT la conferencia de prensa de que ya me iba al Polo Norte y todavía me faltaban 12 mil dólares y no sabía que iba hacer, pero tenía fe de que lo iba a conseguir y ese es el secreto para que a uno le salgan las cosas en la vida, no debe existir ni una pisca de duda. Me dije a mi misma que iba a hacer el viaje, aunque tuviera que dormir en el suelo de los aeropuertos y comer solo galletas y agua, porque el viaje duraba más de un mes”, señaló.

“Al regresar a mi oficina después de la conferencia de prensa sonó el teléfono y era una compañía de teléfonos y me dice: Vida sabemos que usted se quiere ir al Polo Norte y queremos hablarle del dinero que nos pidió. Desafortunadamente lo único que logramos recaudarle son 12 mil dólares. A mi se me erizo la piel, era exactamente la cifra que necesitaba. Y así fue como emprendí mi viaje a lo desconocido”, recuerda emocionada.

foto de facebook - Primera latinoamericana en llegar al Polo Norte

Un velero entró en el centro del Polo Norte, gracias a un rompe hielos que sirvió de guía y cuando llegó a 83 grados norte. Lo dejaron a la deriva polar empotrado entre las capas de hielo hasta que las corrientes oceánicas lo llevaron al centro del Polo Norte. Cuando ya estaban cerca llegó Vida Amor De Paz en el avión y luego la llevaron en trineos durante una hora hacia donde estaba el barco del Tara.

“El 27 de septiembre de 2007 llegué al Tara casi en la noche polar. El deshielo en el Ártico despertó mi interés al verlo de primera mano y todo quedó registrado en el documental de los Mayas al Polo Norte. Adentrarme en una expedición a bordo de la galeota francesa Tara recubierta de aluminio en su base para soportar los choques del hielo, fue algo fuera de serie que quedó grabado en mi mente fue un sueño hecho realidad”, suspira satisfecha.

A pesar de que la expedición fue muy peligrosa y la tripulación hubiera podido morir a la hora del aterrizaje sobre el hielo en el Twin Otter, porque eran alrededor de cuatro metros de hielo que recubrían unos cuatro mil metros de agua, Vida nunca tuvo miedo.

“Haber llegado al Polo Norte me sirvió para hacer conciencia y continuar en la lucha para concientizar a las personas porque no podemos dejar a nuestros hijos y nietos un planeta destruido donde ya no puedan vivir en el. Si vivimos en esta pequeña isla que llamamos Planeta Tierra y disfrutamos de los recursos naturales que la madre naturaleza nos brinda, nos deberíamos dedicar a cuidar nuestro planeta y no seguirlo destruyendo”, concluyó.

La expedición le ayudó a la temeraria chapina a ser la delegada por Naciones Unidas para dar conferencias sobre el cambio climático a nivel mundial. Ha viajado en apoyo al Ministerio de Ambiente y con sus conocimientos en comunicación a ayudado a que Guatemala sea escuchada por otros países  y tenga mas recursos económicos para paliar el cambio climático. Desde entonces imparte conferencias en casi todas las Universidades en Guatemala y a nivel internacional sobre este tema.

Cada una de sus anécdotas de cómo ingresó hasta el sombrero del mundo, ¿cómo llegó hasta allá y qué la movió a realizar un viaje tan extremo las expone en la película donde aborda el tema ambiental y quedaron plasmadas en su Libro Aventura Extrema, una épica travesía en el Polo Norte que publicó después de su expedición.

Un semillero de talento

Vida desde niña se caracterizó por ser amante de las artes. Practicaba ballet y tocaba piano, en 1979 empezó a escribir más de 400 canciones para niños con música y letra y las presentaba en en televisión a través de su programa Monitor. Después lanzó el programa Ultrasonido en el que entrenaba a varios compositores y cantantes para triunfar a nivel internacional entre ellos

Banessa y Alexia que estuvieron en los primeros lugares en Centro América.

Hizo famosos a Los Chicos en Guatemala y los lanzó con DIDECA, esas producciones las llevó a nivel internacional. Como promotora de artistas trajo a Guatemala a famosos como Chayanne, Garibaldi, Vicky Car y Juan Luis Guerra. Realizó varios conciertos en la Plaza de Toros, hoteles y Estadios del país. Obtuvo el Galardón de las Américas en 2008 y la Medalla Presidencial en 2010. Fue delegada de Guatemala en las Cumbres Mundiales de cambio climático de la ONU. 

Ha realizando más de 60 documentales relacionados con el cambio climático, algunos se han presentado en México, Estados Unidos, Polonia, Dinamarca, Francia, Noruega y Sud América donde imparte sus conferencias.

Uno de los documentales que jamás olvidará por el peligro que representó en el momento de la filmación fue el que realizó en la cueva de Cashlampun el Estor, Izabal en 2012. Este centro turístico se dedicaba a atraer personas aventureras por lo increíble que se tornaba el desenvolverse en medio de las cuevas que tenían un tamaño de entre dos y tres metros de altura por cuatro kilómetros de ruta que componía la cueva en un viaje de 500 metros bajo tierra.

“Me fui con un grupo de jóvenes que me habían dicho que serían seis horas de camino, pero nos hicimos 12. Durante la filmación tuvimos muchos momentos de tensión porque no se podía hacer rapel y me tuve que tirar al agua en un precipicio de ocho pisos. Yo estaba filmando mi programa de televisión Los Secretos Mejor Guardados”, señaló.

En la actualidad es presentadora y productora de la serie televisiva semanal “Los Secretos Mejor Guardados”, este programa le ha permitido viajar a Taiwán, Corea, República Dominicana, Francia, Italia, Sudamérica, Chile, Estados Unidos y Canadá.

El programa trae a la luz todo lo positivo que se está haciendo en el área rural y proyectos para hacer una Guatemala mejor. Siempre están descubriendo cosas nuevas y van a lugares donde nadie ha llegado.

“Estamos haciendo la película del Mundo Mágico del Popol Vuh, ya arrancamos con la post producción para presentarla en cines. Es algo especial porque hemos realizado la creación del mundo usando brazos y cuerpos pintados. Creamos las montañas, los ríos, los mares, los animales y los pájaros con manos, mezclado con personajes actores y actrices. Es una producción eminentemente guatemalteca”, comenta la entrevistada.

El material trata de una familia guatemalteca donde uno de sus hijos universitario no entendía nada y lo mandan con el abuelo que es el sabio que los mete en el fuego. Ellos se transfiguran a la cuarta dimensión que hablan los mayas. Esperamos que a finales del año los niños puedan ir a verla gratuitamente, ya estamos trabajando con el Ministerio de Educación y el de Cultura para lograrlo. Se transmitirá también en Los Secretos Mejor Guardados de costa a costa en Estados Unidos, Centro América TV, Skype y DirecTV.

Subir