Publicidad

José Cecilio del Valle y Pedro Molina, dos próceres de la independencia

 José Cecilio del Valle y Pedro Molina son dos de los personajes partícipes sonados durante la independencia de Guatemala. Cada uno aportaron al proyecto de nación que surgió de la misma.

 

José Cecilio del Valle, de corte intelectual, fue destacado por su entusiasmo en la investigador, su poderosa inteligencia lo llevó a cristalizar  su pensamiento, y a escribir varias obras en diferentes materias del saber. Pedro Molina   fue uno de los fervientes propulsores del pensamiento liberal y que trató de difundirlos por medios escritos en toda la región centroamericana.

 

Pedro Molina

Pedro  Molina Mazariegos, nació en la ciudad de Guatemala el 29 de abril de  1777, de una familia humilde y de pocos recursos.  Estudió artes y filosofía. S

Se graduó de medicina en 1798 y ejerció como cirujano. Contrajo matrimonio con Dolores Bedoya de Molina, con quien luchó por la independencia local, y de la cual eran afines, ocupó varios cargos públicos, y fue un partícipe activo de la política. Utilizó los espacios de sociabilidad “la Tertulia Patriótica”, para alentar al movimiento emancipador.

Fue a través de estos espacios que fundó el periódico “El Editor Constitucional”, con fecha 24 de julio de 1820, por medio del cual desarrolló sus ideas liberales y a la vez lo utilizó como un medio para difundir y orientar las ideas liberales del momento. No obstante, el mismo sirvió como un medio de comunicación que dio a conocer las leyes importantes del momento, como el reglamento sobre la libertad de imprenta, decretos del Congreso Nacional, noticias de instrucción pública, además de artículos de diversos temas, con piezas literarias en verso, especialmente fábulas, epigramas, décimas, sonetos y traducciones.  Los mismos eran publicados como anónimos, sin embargo, publicó con las iníciales P.M.  Algunos seudónimos: “El Editor Texereta, El Verdadero Patriota, El Centinela, El despreocupado, El Sor Casta, Filántropo, Manuel Montufar, Diéguez, Juan Tomás Cabaju, entre otros.

Este periódico dejó de publicarse el 20 de agosto de 1821. Esto debido a una denuncia por injurias contra el Rey de España, en el artículo denominado “Viaje a la luna o sueños políticos y morales” publicado el 4 de junio de 1821, de este periódico hubo 61 números 2 adicionales y 8 suplementos.

Tras lo sucedido Pedro de Molina fundó el periódico “El Genio de la Libertad”, el cual fue fiel a su antecesor, puesto que con el mismo prosiguió con el adoctrinamiento liberal que lo caracterizaba. La primera edición se publicó el 27 de agosto de 1821, periódico en el cual se plasmó la lucha de este prócer, al tener dentro de sus encabezados la primicia de la independencia de centro américa. Asimismo, fue director en 1837 del periódico “El Seminario de los Dioses”.

Dentro de sus principales aportes como intelectual fue la formulación en 1820, de un plan de enseñanza de medicina e ideas de expansión de la educación a nuevos sectores que antes carecían de ella.

El 29 de agosto de 1822 fue declarado Jefe de Estado, el cual fungió hasta el 9 de marzo de 1830. Fundó el primer partido político de Guatemala denominado “los Cacos”. Molina murió el 21 de septiembre de 1854 y fue sepultado en la capital de Guatemala al lado de su esposa.

 

José Cecilio del Valle

Nació en Jerez de la Choluteca, Honduras, de una familia ganadera, quienes se trasladaron a Guatemala, donde José Cecilio del Valle cursó estudios de Filosofía, Derecho Civil y Canónico en la Universidad de San Carlos de Guatemala. En su vida publica ocupó varios puestos políticos, siendo uno de estos el haber sido alcalde de la ciudad de Guatemala.

Considerado como una de las mentes constructoras de la independencia de Guatemala, al atribuírsele ser el redactor del Acta de Independencia, fue uno de los intelectuales del siglo XIX que influyó en la formación del Estado actual de Guatemala, al transmitir sus ideas a través de distintos medios de comunicación existentes a su época, puesto que dirigió el periódico denominado “El Amigo de la Patria”, que surgió el 16 de octubre de 1820, en oposición del periódico denominado “Editor Constitucional”, convertido en uno de los foros de debate político y constitucional más relevantes del momento y que eran reflejo de las polémicas que tenían lugar en Europa y América, esto según la historiadora Teresa García.

Según el diario del Gallo “El amigo de la patria estaba escrito a las luces de la ilustración. Según este periódico, el amigo de la patria era un sabio que estaba dispuesto a dedicar sus estudios y sus artes al desarrollo del Reino de Guatemala. Sabio, en el contexto del temprano siglo XIX, era una persona con ciencia y arte, y que prestaba atención a casi todos los ámbitos de estudio: economía, política, agricultura, letras, medicina, botánica, química. El periódico hacía la distinción entre hombre y sabio, siendo éste el más valioso entre los hombres”.

Del Valle fue un creyente y defensor de la independencia centroamericana, fue de los propulsores del nacionalismo al escribir en el amigo de la patria artículos donde mostraba su fecundo amor hacia la patria. Del Valle exponía en el mismo: “Patriotismo, es amor a la patria; y patria es la nación, el pueblo o la sociedad de hombres que, celebrando un mismo pacto se han sometido a una misma Ley: Amar a la nación o pueblo, es querer que sea culto y moral, trabajar para que tenga luces y virtudes, interesarse en la educación que da unas y otras”.

Del Valle se convirtió en un acérrimo defensor de la Independencia. Cuando surgieron las intenciones de anexar Centroamérica a México por parte de los simpatizantes del estilo monárquico de gobierno. Del Valle se pronunció en contra de ello. Al final, los anexionistas triunfaron y Del Valle se vio en la necesidad de luchar por la independencia Centroamérica en México. Su lucha fue acérrima hasta llegar a demostrar el 12 de abril de 1823 en México con pruebas contundentes, que la anexión no tenía bases jurídicas, legales o morales, por lo que solicitó al congreso mexicano su nulidad.

Del Valle propuso para la creación de una nueva Patria, una realidad de libertades y buenas leyes como condiciones indispensables para una existencia, pero también como antídoto contra cualquier tentación revolucionaria. Pese a que Del Valle siempre participó en las elecciones presidenciales, fue hasta en las  elecciones de 1834 que ganó. Falleció el 2 de marzo de ese mismo año, en Corral de Piedra camino a Ciudad Guatemala antes de tomar posesión de la presidencia. Sus restos descansan en el Cementerio General de Guatemala.

 

La formacion de nacion según Molina y Valle: 

Los aportes de Valle y de Molina en cuanto a la formación de una nación libre e independiente, radicaban en la integración de todos los individuos en la patria, en una integración total dentro una patria grande, dicha integridad implicaba una ampliación en los derechos y deberes de todos sus habitantes, buscando una identificación en común, la de patria y de libertad, dichos pensamientos quedaron plasmados en el Acta de Independencia, al dejar clara la intención del pueblo, de romper los vínculos con España, al tratar de erradicar toda dependencia y dominación de los mismos.

Según Del Valle planteaba un proyecto de nación incluyente, no solo de los nativos del territorio patrio, sino de todos aquellos que deseasen el progreso, incluso de los extranjeros, europeos, españoles o americanos dispuestos a aportar sus conocimientos y a invertir o colaborar en la prosperidad de Centroamérica, las ideas de esta nación eran planteadas en el periódico “Editor Constitucional“.

Del Valle proponía en el periódico “Editor Constitucional”, controlar la acumulación de poder y de riquezas, al elaborar una Constitución, que contemplase la división y limitación de poderes, así como asignar a la elite dominante el papel directivo del proyecto de construcción de nación, Del Valle al ser un intelectual, proponía estas ideas provenientes de Europa, en donde a través de la Revolución Francesa fue influyente sobre las demás naciones al implementar una constitución en la cúspide de poder y limitante de la misma.

En el proyecto de nación, del Valle y Molina, proponían que la educación era fundamental y que por lo tanto ésta debía ser gratuita y accesible a todos sus habitantes, de igual manera proponían que en los programas estudiantiles se introdujeran materias como educación física, moral y política, que llevaran a dotar de contenido más avanzado a la sociedad.

Según la historiadora Teresa García Giraldez, los proyectos de Del Valle y Molina estaban impregnados de elementos cívicos sobre los cuales despuntaba la regulación por medio de leyes comunes e igualitarias, que implicaban la reordenación del territorio, la economía, la lengua y una cultura en común, gracias también a la elección acertada de quienes estaban llamados a desempeñar las funciones de gobierno.

 

*Artículo escrito con información de Darwin Carrillo

También te puede interesar: La Historia de la Independencia Centroamericana

La Historia de la Independencia Centroamericana

Publicidad