Home / Noticias / La tilde no hace la diferencia, Reforma al Código Civil
La tilde no hace la diferencia, Reforma al Código Civil

La tilde no hace la diferencia, Reforma al Código Civil

La tilde no hace la diferencia, Reforma al Código Civil

El viernes 13 de 2018 entró en vigencia el Decreto Número 18-2018 del Congreso de la República de Guatemala por medio del cual se reforma el artículo 5 del Código Civil.

 

Todos los guatemaltecos tenemos derecho a tener un nombre. El nombre nos distingue los unos de los otros  y nos identifica como personas individuales tal como lo establece el artículo 4 del Código Civil:

la persona individual se identifica con el nombre con que se inscriba su nacimiento en el Registro Civil, el que se compone del nombre propio y del apellido de sus padres casados o de sus padres no casados que le hubieren reconoce. Los hijos de madre soltera serán inscritos con los apellidos de ésta.

Hay personas, empleados o funcionarios públicos que hacen uso indistinto de la regla ortográfica de la tilde, al momento de emitir o usar sus respectivos nombres o apellidos en sus documentos de identificación, contratos y demás documentos personales, lo que implica que en algunos de ellos sus nombres o apellidos aparezcan tildados y en otros no. Esto ha sido causa de confusiones, y de rechazos de varios documentos por falta de “identidad” de las personas, es decir que por llevar o no llevar la tilde en el nombre o apellido de una persona, causaba que la misma no fuera reconocida.

El Congreso de la República consideró que los nombres y apellidos carecen de significado semántico, lo que significa que en ellos, la tilde únicamente indica la acentuación al pronunciarlos y NO implica diferenciación en su significado, y que así debe de ser entendido por autoridades, empleados y funcionarios públicos. Esto implicaba que varias personas recurrían a realizar una identificación de persona para demostrar que sus nombres y apellidos escritos con o sin tilde identificaban a una misma persona, haciendo los trámites engorrosos y tardados.

Se reformó entonces el artículo 5 del Código Civil adicionándole el último párrafo. Quedando así:

Artículo 5. El que constante y públicamente use nombre propio o apellido distinto del que consta en su partida de nacimiento, o use incompleto su nombre, u omita alguno de los apellidos que le correspondan, puede establecer su identificación por medio de declaración jurada hecha en escritura pública, por la misma persona si fuere mayor de edad o por sus padres que ejercieran la patria potestad. También podrá hacerse por cualquiera que tenga interés en la identificación, conforme el procedimiento establecido en el Código Procesal Civil y Mercantil. La presencia o ausencia de tilde en un nombre no lo hace distinto y por lo tanto, no implica la necesidad de establecer identificación, otorgar cambio de nombre o realizar trámite, acción o modificación alguna.

La reforma tiene como finalidad que no se rechacen documentos, solicitudes, o trámites a las personas o usuarios con el argumento que una tilde hace a un nombre o apellido uno distinto, ya que esto ha ocurrido con frecuencia y ocasiona molestias, gastos, retrasos en trámites y procesos y ha obstaculizado el ejercicio de los derechos de los ciudadanos guatemaltecos y/o residentes.

 

También te puede interesar: Conoce más acerca de las nuevas reformas al Código de Comercio

Subir