Publicidad

Historia sobre cómo se encontraban las Provincias durante la época independentista

“el odio de las provincias a la capital”

 

Durante la época independentista Centroamérica, las provincias que conformaban el Reino de Guatemala no estaban unidas, cada provincia velaba por sus propios intereses y su propio beneficio.

Ésta desunión causó varios efectos negativos en el momento de querer independizarse.

Resentimiento

Se cree que existía mucho odio y resentimiento entre ellos debido a que por ser Guatemala la Capital del reino, de ella emanaban todas aquellas disposiciones, buenas o malas, que afectaban a las provincias; que éstas habían evolucionado de una manera más eficiente ya que en ella habitaban la población más favorecida y rica y velaban exclusivamente por sus riquezas y por su participación en la burocracia, lo que causaba para el exterior que la capital del reino representaba todo aquello que era repudiable en el régimen colonial.

El autor Alberto HERRARTE en su libro “Federalismo en Centroamérica” claramente expresa que era un hecho evidente “el odio de las provincias hacia la capital”.

 

Todo comienza cuando México arregla un acuerdo llamado Plan de Iguala, que consistía en:

a) proclamación de la Independencia de México;

b) unión de mexicanos  españoles,

y c) reconocimiento de la religión católica. Se establecía un régimen monárquico constitucional y el trono sería ofrecido a Fernando VII.

Se trató de crear una idea de un sistema monárquico constitucional con un Borbón oprimiendo la corona. Esto causó gran impacto en Centroamérica, por lo que el general Gabino GAINZA decidió reunirse por medio de un cabildo al día siguiente de la noticia (15 de septiembre de 1821).

Otras provincias

Muchos creyeron que se necesitaban todos los votos de las provincias para disponer sobre este plan pero ya que se convocó a tan poco tiempo de anticipación no se tomó en cuenta la opinión ni el voto de las demás provincias tales como Nicaragua la cual se apartó de Guatemala y de España y se proclamó independiente.

En Honduras como otro ejemplo, la diputación provisional y el Ayuntamiento de Comayagua se declararon por la anexión a México, con independencia de Guatemala.

Costa Rica, sometida en parte al gobierno central y en parte al gobierno de Nicaragua, se vio requerida por ambas autoridades, dividiéndose la opinión de sus diferentes circunscripciones, que formaron gobierno separados. Solo San Salvador se mantuvo fiel al acta del 15 de septiembre.

Gobernadores españoles

Podemos ver que las decisiones tomadas por estos países fueron solo de parte de los gobernadores los cuales eran españoles.

De las diputaciones provinciales, influidas ambas por sus respectivos gobernadores, y de los ayuntamientos de las localidades en que tenían asiento aquellas autoridades: Comayagua y León.

Los otros ayuntamientos tomaron  distinto rumbo, demostrando con ello la diferencia de intereses en cada provincia y lo artificial de ésta.

Por librarse de Guatemala

Se dice que el ánimo de querer independizarse no era tanto el de emanciparse de la Corona Española si no de librarse de formar parte de Guatemala ya que al querer anexarse a México mostraban mayor  interés de no seguir siendo parte del gobierno guatemalteco.

 

Con este proceso de anexión podemos ver la desintegración que se vivía en Centroamérica y la falta de una federación en la cual se hubiera evitado la parcelación del Reino de Guatemala debido a la gran división de clases sociales y de burocracia que había en esos tiempos.

Como consecuencia de esto lo único que se causo fue antipatía y desunión de las provincias lo cual no beneficio en absoluto al proceso de independencia ya que en vez de lograr la emancipación que era lo que querían solo ocurrió una división.

 

Fuentes:

También te puede interesar: La historia sobre la independencia de Guatemala que omitieron en la escuela

La historia sobre la independencia de Guatemala que omitieron en la escuela

Publicidad