La Cruz Maya o Kajb’al y su Significado

La cruz maya o Kajb’al es una herramienta utilizada para leer la vida espiritual de las personas y es íntimamente ligada a la Cosmovisión Maya.

 

Significado de Kajb’al

Es un instrumento empleado para leer la vida espiritual y material del ser, así como para leer el tiempo y el espacio. La palabra Kajb’al proviene del idioma Quiché y se entiende como la función de las cuatro esquinas del universo. Kajb’al también significa la Cruz Cosmogónica que conecta los cuatro elementos de la vida: tierra, aire, fuego y agua. 

De acuerdo con la cosmovisión de este pueblo, la gráfica del cuadrante surge del formato sagrado utilizado por los creadores Tz’aqol B’itol, constructores y formadores del universo, cuando midieron, trazaron y dividieron la Tierra.

El número 4 y su importancia

El número 4 juega un papel fundamental en la cosmovisión de los Mayas: 4 colores de la humanidad y del maíz, 4 elementos, 4 puntos cardinales y esquinas que sostienen el universo, 4 estaciones del año, etc.

La cruz en la cultura maya representa el cosmos o universo, es una figura geométrica que tiene 4 brazos iguales a diferencia de la cruz cristiana. Además, en la cuenta del tiempo, la Cruz Maya representa los movimientos de los Cuatro Cargadores, que de manera rotativa, gobiernan o rigen cada año y orientan con sus energías; los Cargadores (también denominados como Mam o Regentes) son cuatro porque cada uno representa una de las cuatro esquinas del universo. 

En la construcción de las pirámides mayas también está presente el concepto de Kajb’al, pues los vértices de la base de las pirámides representan la posición de los cuatro rincones o esquinas del universo.

Uso

El cuadrante fue empleado por los astrónomos mayas para ubicar y medir el paso de los cuerpos celestes en el espacio. El cuadrante también ayuda a ubicar las explicaciones de lo que trae consigo el tiempo.

Los cargadores de los años solares de 365 días se localizan en las esquinas de la cruz, dando a entender que son los guardianes de alternancia de cada año y que proveen a los seres la información sobre las bondades y vicisitudes a las que deben atenerse durante el ciclo anual. 

Aplicado a la vida del ser, el cuadrante es un instrumento que informa sobre la intensidad de energías presentes en el ser. Cuando se sostiene que el ser se convierte en una dualidad en el conocimiento maya, es porque se distingue en él una vida espiritual ubicada en el lado izquierdo y una vida material situada en el lado derecho del cuadrante. Por ejemplo, cuando una persona trae consigo los numerales 8 y 13, en su cuadrante vertical -ya sea en el signo de engendración, signo de nacimiento, en el signo del destino o misión espiritual y material, o en el signo del regente guía-, ello significa que será un verdadero Ajq’ij.

Ajq’ij

es una palabra contraída compuesta por dos conceptos. Aj, prefijo que indica acción y Q’ij Sol, día o claridad. Etimológicamente la palabra Ajq’ij deriva del idioma ancestral maya kiche’ indicando quien trabaja con el Sol o con el día, es decir quien trabaja con la claridad. Por lo tanto, la persona Ajq’ij es científico y es persona de Luz.  La persona Ajq’ij en la cultura maya es conocida como Guía espiritual. 

Partes centrales

La cruz tiene tres partes centrales que se dirigen de oriente a poniente: la primera indica la engendración, la parte del centro indica el día de nacimiento y la tercera indica la misión del ser. 

Nahuales

En el cuadrante o cruz maya se identifican, distintos nahuales, por ejemplo:

  1. Al polo de la engendración se le denomina Ruk’u’x Tz’ukirem (corazón de la vida), segmento donde reside la idea central de la concepción o del nacimiento de algún proyecto en la vida material.
  2. En forma elíptica a la izquierda se encuentra Ruk’u’x Xamalil (corazón espiritual), cuya función es orientar espiritualmente la conducción de la concepción o proyecto material de ejecución y lograr alcanzar el nahual de Ruk’u’x Alaxb’äl (corazón del nacimiento o nacimiento de cualquier proyecto material de la vida).
  3. Ruk’u’x Patän Samäj (corazón de la misión del ser) se ubica en la parte del cuadrante donde hay que desarrollar el don del ser, y ordenar las ideas y los contenidos de los proyectos materiales.
  4. Ruk’u’x Ruchuq’a’ K’aslemäl (corazón de la vida material) se ubica en el penúltimo cuarto de la elíptica, lado donde se obtienen y se entregan los frutos y los conocimientos del proyecto a la comunidad.

 

Fuentes

También te puede interesar: Cronología de la cultura Maya

Cronología de la cultura Maya

Publicidad