Home / Publicaciones / El Terremoto en Guatemala en 1976 – una madrugada de pánico, destrucción y muerte
El Terremoto en Guatemala en 1976 – una madrugada de pánico, destrucción y muerte

El Terremoto en Guatemala en 1976 – una madrugada de pánico, destrucción y muerte

El Terremoto en Guatemala en 1976, una madrugada de pánico

El 4 de Febrero de 1976, Guatemala se despertó violentamente con un sismo potente de 7.5 grados en la escala de Richter.  Murieron no menos de 23 mil personas y 77 mil sufrieron heridas graves. Alrededor de 258 mil casas quedaron destruidas, cerca de 1.2 millones de personas quedaron sin hogar.

gueq0037 - El Terremoto en Guatemala en 1976 – una madrugada de pánico, destrucción y muerte

Terremoto de 1976, Capital de Guatemala

Eran las 3:01:43 horas.  La fase de destrucción duró solamente 49 segundos, con la energía equivalente a la explosión de 2 mil toneladas de dinamita.

El epicentro se localizó a más de 160 kilómetros al noroeste de la capital, en Los Amates, Izabal, a 5 unos kms de profundidad en la parte oriental de la falla de Motagua, que forma la frontera tectónica entre las placas Norteamericana y la del Caribe.

El terremoto causo una ruptura visible de 230 kilómetros a lo largo de la Falla del Motagua, desde Puerto Barrios en el oriente, hasta Chimaltenango en el occidente.

La intensidad máxima se observó en algunos sectores de la capital, Mixco y en Gualán (Zacapa), observada en un área total de 33 mil kilómetros cuadrados.  Chimaltenango fue el departamento más afectado, pues registró casi 14 mil muertos. En ese entonces, las casas que eran construidas de adobe, la mayoria quedaron reducidas a escombros, lo cual hizo muy dificultoso la búsqueda de desaparecidos y de sobrevivientes. Aproximadamente 250 mil casas de adobe quedaron destruidas.

800px GuateQuake1976BentRailsA 540x356 - El Terremoto en Guatemala en 1976 – una madrugada de pánico, destrucción y muerte

Terremoto de 1976, Gualan, Zacapa

El país estuvo muy unido ayudando a los damnificados y muchos países nos apoyaron inmediatamente.  Los guatemaltecos siempre estaremos muy agradecidos a todos los países que se sacrificaron para darnos la mano.

De América, los primeros paises en llegar con ayuda fueron Estados Unidos, Venezuela, México, Argentina, Chile, y Perú.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología – INSIVUMEH – ha hecho estudios basados en las fallas que pudieran ocasionar otro movimiento sísmico de tal magnitud.

Esas fallas son: la falla de Chixoy-Polochic, y la falla del Motagua, la cual causo el terremoto de 1976.  Basado en esto se han logrado los avances necesarios de estar preparados para otra catástrofe de esa magnitud.

Guatemala esta lista para un terremoto de gran magnitud, se han desarrollado planes de emergencia, búsqueda y rescate a lo largo del país, formada por 54 entidades por todo el país con diferentes responsabilidades en el momento de un desastre.

Estas entidades son controladas por un Centro de Operaciones de Emergencia dividido en 4 sectores, el cual unificaría a todas las entidades pertinentes en el caso de un desastre.

Para informarte más y para prepararte en caso de un desastre puedes visitar las siguientes organizaciones por medio de sus respectivas páginas web: CONRED e INSIVUMEH

Video del terremoto se 1976

 A continuación compartimos anécdotas, del terremoto de 1976, de nuestros lectores:

terremoto selecciones - El Terremoto en Guatemala en 1976 – una madrugada de pánico, destrucción y muerte

La revista Selecciones reportó la fase de destrucción de 39 segundos. En Guatemala se reportó la duración de la 49 segundos.

 

 Maggie Echeverría –  Yo tenia 10 años, y solo se decirte que en ese momento, después del terremoto, se vio como los vecinos se unieron mas como hermanos ayudando a otras personas que lo necesitaban después de dejar a salvo a los suyos, mis padres hasta llegaron al IGSS que quedaba a tres cuadras de mi casa a ofrecer ayuda porque llegaron cientos de heridos, fue muy triste.

Mirna Magali Flores Álvarez – Tenia once años, mamá quedó soterrada, papá y unos vecinos lograron auxiliarla, gracias a Dios estaba con vida pero con varias fracturas. Yo con una herida en el pómulo izquierdo. Recuerdo nuestros gritos de mi hermana y yo pidiendo ayuda para mi mamá. En Chimaltenango, cerca de la Alameda funcionó el hospital, camiones de Caminos llevando heridos, moribundos y personas ya fallecidas por sufrir heridas y más. Gracias a Dios hemos vivido para compartirlo!

Jaime Mejía – Tenia 12, mi hermano Mayor me tomo de la mano y a mi gemelo nos saco a medio de la calle. Lo mas horrible fue un grito escalofriante de una mujer, mi papa creo q estaba trabajando en Nicaragua y no se pudo comunicar, después dormimos en la calle, y de cuadra a cuadra organizaron patrullas ya que estaban asaltando mucho. Nos mandaron a Mazatenango donde los abuelos mientras reconstruian nuestra casa. Triste recuerdos.

Carlos H. García – La tarde anterior íbamos caminando con mi papa’ y mi hermano, vimos como un gallo cantaba como loco, mi papa’ dijo algo serio va a pasar, cierto esa madrugada fue’ terrible.  Otra cosa, mi familia tenia un perro que se llamaba Nerón, ese perro aullaba, ladraba y se tiraba hacia la puerta segundos antes del terremoto, como si Dios le dijo, levántalos están en peligro, cuando mi papa logro abrir la puerta, el perro saltaba como loco de cama en cama…eso jamás lo olvidare, ese perro esta’ en el cielo no cabe duda, al salir las paredes de las dos casa vecinas cayeron, nosotros en medio salimos a la calle,  fue puro milagro.

Milton Figueroa Villeda – Fue muy fuerte, mi cama brincaba y se iba de un lado a otro, cayéndome todo el repello de la pared en la cara, mi abuelo corrió como pudo a protegernos, cuando pasó la noche que estaba muy oscura, al ir amaneciendo vimos calles cubiertas por las paredes de las casas, fue muy triste en Jalapa.

Ana Ramírez – Trabajando como voluntaria entre otra, con la Cruz Roja Internacional en Chimaltenango, este como punto de partida de distribución y organización de personal medico y de rescate a heridos en las aldeas, de  Shesuj, Bloa de Oro y otras pequeñas aldeas en dirección a San Martin Jilotepeque. Por medio de contactos personales Cat Stevens nos entrego en mano 10000 dólares para los damnificados. Lo que es de admirar es que los habitantes de las regiones, no quisieron recibir las láminas regaladas. Ha sido a pesar de la conmoción como desastre, la etapa más gratificante en mi vida.

Fuentes: elPeriodico, noticiasdebomberosdegua.blogspot.com, INSIVUMEH, decorinmagenes.com 

Subir