Home / Noticias / Ni dos accidentes detuvieron al campeón de moto velocidad
Ni dos accidentes detuvieron al campeón de moto velocidad

Ni dos accidentes detuvieron al campeón de moto velocidad

Ni dos accidentes detuvieron al campeón de moto velocidad

Robin de León es un joven de 25 años originario de Tejutla, San Marcos. Ha logrado conquistar el primer lugar en el campeonato de Moto Velocidad realizado en México. En dos accidentes perdió dos dedos y una pierna.

No gano nada, ni pretendo llegar a ser rico. Lo que me mueve es ser ejemplo de vida para los demás. Siempre actitud positiva.

Por: Gustavo Balcárcel

A los 15 años de edad Robin de León empezó a trabajar en una fábrica industrial ubicada en Ciudad Peronia, zona 8 del municipio de Villa Nueva. Era joven pero la necesidad le llevó a buscar opciones para sobrevivir.

Las metas de Robin siempre han sido grandes, pero esta primera etapa quedó truncada cuando en su primera semana tuvo el primer accidente que marcó su vida.

Mi mano quedó atorada en una máquina. Perdí el dedo índice y el de en medio. Esto fue devastador”, cuenta. El joven buscó ayuda en el sistema de salud público. Empezó  rehabilitación y al pasar este proceso se le presentó la oportunidad de trabajar en un servicio de lavado de carros. Allí aprendió a manejar moto. Entonces comenzó el sueño de trabajar duro y comprar una moto. Se dispuso a ahorrar para poder cumplirlo.

Llevaba un año de guardar dinero. El día esperado llegó. Fue a hablar con el dueño de dos motos ya usadas para poder llegar a un acuerdo. Salió a la calle y de repente sintió como que algo le hubiera estallado en el pie.

Fue en 2009 el segundo incidente que vivió.  Fue a la salida de la Central de Mayoreo cuando fue víctima de una bala perdida que le alcanzó la pierna. “Sentí un hormigueo. La bala entró por atrás de la rodilla y salió por delante. Tocó la vena femoral, me desangré, y luego me desmayé”, comenta.

Al llegar al hospital a las 7:15 recuerda que no le atendieron de inmediato, como la bala había salido no pensaron que existiera una emergencia. Lo empezaron a atender hasta las 23:00 horas y luego volvieron por él a la 1:00 de la mañana.

Pasaron 10 días luego del incidente, en este lapso pasó por ocho operaciones. Después de unos días comenzó a tener signos de gangrena. Le dijeron que no había otra cosa que hacer más que amputarle la pierna. Así lo hicieron, pero una semana más tarde la operación se había infectado, tenían que volver a intervenir quirúrgicamente. Todavía le quitaron un poco más de lo que quedaba de pierna, cuenta Robin.

15875623 1381532958564411 2528084442906412618 o - Ni dos accidentes detuvieron al campeón de moto velocidad

Luego de tres meses de estar estable de salud Robin ya no tenía ahorros. Tenía que trabajar pero nadie le abrió las puertas para hacerlo. Empezó a trabajar en la calle, comenzó a pedir dinero en los semáforos y en el tránsito de diferentes áreas de la ciudad, en bulevar Liberación, Periférico, Roosevelt.

Un amigo que sabía que le gustaban las motos le regaló una modelo 89. Era usada y bastante deteriorada. “Me dijo mirá a vos te va a servir esa moto, solo ponele dos llantas atrás y comenza a usarla”.

Robin no tenía dinero para hacerle la adaptación y volverla una especie de triciclo. Entonces hizo que un amigo que tenía taller le ayudara a que le pusieran una palanca de cambios como que fuera carro. Su amigo le ayudó, le dijo que no le cobraría nada porque lo admiraba por seguir adelante a pesar de su accidentes.

Robin probó manejar su nueva moto. “¡Fue calidad!”, recuerda emocionado. “Experimenté algo nuevo y no me caí”, sonríe Robin.

La adaptación en la moto le permitió hacer viajes cada vez más largos. Algunas veces sí se cayó, sobre todo del lado izquierdo que era donde más le costaba tener equilibrio. Pero con el tiempo se adaptó al nuevo sistema y empezó a trabajar en la calle de nuevo.

Una historia de éxito

En 2010 otro amigo lo invitó a ver una competencia de motos. Conoció el Club de Moto Velocidad de Guatemala.

foto 6 - Ni dos accidentes detuvieron al campeón de moto velocidad

Los del club le dijeron que cual moto utilizaría para competir pero Robin nunca se imaginó que se volvería uno de ellos. El presidente del club, Lico Batres, le preguntó si quería correr, Robin con emoción respondió que sí. Lo apoyaron y lo federaron. En su primera carrera su meta era no quedar de último lugar, y lo logró. Quedo en sexto lugar de 10 competidores en la categoría de 100 centímetros cúbicos de 4 tiempos.

En 2011 Robin conoció a Fernando Moscoso, quien es parte de un club cristiano de motos. Fernando se acercó a Robin. Habló con los integrantes, les contó su historia y consiguieron regalarle una moto nueva.

Robin corrió todas las fechas desde el 2010 hasta el 2012. Escuchaba en el club de moto velocidad que hablaban de un campeonato Centro Americano en Nicaragua, pero él no tenía los recursos para ir. En 2012 Honda conoce su historia y ven potencial en su trabajo. Le regalan una moto por el día del padre, porque Robin tiene un hijo de nueve años.

Por necesidades monetarias vende la moto que le regalaron los del club cristiano de motos. Del 2012 al 2014 deja de correr porque decide estudiar. Se inscribe los domingos en un establecimiento para terminar sus estudios de educación media.

En octubre del 2014 recibió una invitación desde Nicaragua. Era para el campeonato Centro Americano. El Club de Moto Velocidad con las cartas respectivas le ayudaron para que se pudiera ir. Robin subió su moto a un bus y se fue por primera vez a un campeonato Centro Americano. En esta edición del campeonato quedó en cuarto lugar, aunque la competencia al final la hizo con una moto prestada.

En 2015 vuelve a ir a Nicaragua y también a El Salvador, consigue esta vez un segundo lugar, siempre con una moto prestada.

Para febrero 2017 Robin viaja por primera vez a Tuxtla, México, en donde sorprende a todos con el primer lugar. A la fecha Robin ya lleva cuatro primeros lugares en las competencias de México, todas de moto velocidad.

20645113 1675557492454885 8755559711673142488 o - Ni dos accidentes detuvieron al campeón de moto velocidad

Quienes le han ayudado

Robin no se detiene. Es emprendedor e inquieto. Él mismo ha buscado patrocinadores pero las puertas a veces no se abren tan fácil. Sin embargo agradece a Bosistar, Escapes Aliter, Club de Moto Velocidad de Guatemala, Motul, CMC, Hoteles M&C de México, Taller de Rines Santa Ana en Nicaragua, a Don Luis Martínez, de México, quien es el organizador del Bikers Sur en aquel país, a ITALIKA Racing de México y muchas personas más que en su momento le han ayudado para que logre sus metas.

Robin ahora tiene que dejar de correr por falta de recursos económicos. Por el momento seguirá con su vida habitual, trabajar en la calle, realizar viajes como moto taxista y hacer servicios a motos pues también ahora sabe de mecánica.

13912611 10209602845844423 204464815126614867 n - Ni dos accidentes detuvieron al campeón de moto velocidad

Para Robin todo es un reto. Por eso cuando logre ahorrar un poco de dinero quiere continuar con la búsqueda de patrocinadores que le ayuden a seguir en competencia.

El sueño de Robin es manejar una moto de 600 centímetros cúbicos de potencia, tener su propio traje hecho a su medida, ya no chumpas ni pantalones prestadas, y poder representar a Guatemala en el Dream World Bridgestone Cup realizado en Italia, y  organizado por Diversamente Disabili, una asociación sin ánimos de lucro que promueve a los jóvenes con discapacidad.

Si quieres apoyarlo puedes contactarte con él por Facebook:

Facebook.com/Robin Guatemala

Aquí te dejamos un video para que puedas conocer a este campeón ejemplar guatemalteco:

Subir