Home / Mundo Chapin / Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre la epilepsia
Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre la epilepsia

Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre la epilepsia

Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre la epilepsia

En Guatemala hay cerca de 350 mil personas con esta enfermedad. Ayudemos a los pacientes a salir de esta sombra y lograr que dejen de ser estigmatizados.

Por: Sandra Martínez

La Epilepsia es una enfermedad estigmatizada y cuando el paciente recibe el diagnóstico que la padece, de inmediato siente un doble rechazo de la familia y la discriminación en el trabajo. A muchos de estos enfermos la gente les dice locos, borrachos o que están poseídos por otros espíritus.

Por este motivo la mayoría de estos pacientes no expresan cual es su condición de salud en su trabajo por temor a ser despedidos y por no decirlo cuando tienen una crisis convulsiva esto se complica, les baja la autoestima y les afecta más su salud.

La Epilepsia no es una enfermedad contagiosa, cualquier persona está expuesta a padecerla ya sea de padres que la padecen y se la heredan a sus hijos, la diabetes, falta de oxígeno de un niño durante el parto, traumatismo en la cabeza debido a un accidente automovilístico, meningitis, neurocisticercosis, tumores, consumo de alcohol y drogas, entre otras.

El daño que sufre el cerebro provoca las crisis convulsivas que se dan por descargas eléctricas a nivel de la neurona. La más conocida es la crónico generalizada que es cuando el paciente cae, tiene sacudidas involuntarias, se muerde la lengua y pierde la conciencia,  aunque también hay tipificadas parciales, simples y parciales complejas. Según las estadísticas la Epilepsia es la segunda causa de consulta que atiende Neurología en el Hospital General San Juan de Dios.

Se puede controlar 

Luby Jeanette Ortega Ramírez de 44 años, fue diagnosticada con Epilepsia Parcial Compleja desde su primer año de vida. Durante 37 años sufrió las crisis convulsivas lo cual la limitó para trabajar porque siempre la despedían a causa de los ataques sorpresivos que presentaba. Algunos cuando la miraban con golpes en la cara o en la cabeza le decían que porqué siempre se mantenía borracha, sin tomar en cuenta que se golpeaba al caer durante una convulsión.

“Para mi padecer de Epilepsia ha sido de mucho sufrimiento, le doy gracias a Dios y a la constancia de mi madre que me acompañó a visitar diferentes médicos y después de probar muchos medicamentos por fin el neurólogo Henry Stokes me controló la enfermedad hace siete años. Desde entonces me dijo que ya estoy en condiciones de poder trabajar. Solo debo tomar los medicamentos al pie de la letra y asistir a mi grupo de apoyo, donde me enseñan a ayudar a las personas cuando sufren de ataques epilépticos”, comenta Ortega con una sonrisa.

Para que los pacientes se puedan recuperar es importante que reciban el apoyo y cariño de la familia, que los hagan sentirse aceptados en los servicios de salud, centros educativos y en el trabajo. De aquí la importancia de animar a estos pacientes a cumplir con su tratamiento. Además hay que facilitarles la participación en actividades familiares, sociales, culturales, deportivas, recreativas y educativas”, opina la sicóloga Elizabeth Stokes.

Que hacer ante una crisis epiléptica

Si observa a una persona que presenta movimientos involuntarios –convulsiones-, pérdida del conocimiento, cambios de la conducta, desorientación, mirada fija y parpadeo; mantenga la calma, afloje la ropa del paciente, observe y espere a que  recupere la conciencia.

No coloque objetos dentro de la boca del enfermo, retire prótesis dental, colóquelo de lado para que respire bien, retire lentes y cualquier objeto peligroso, no le de agua, tome el tiempo que dura el ataque. No administre medicamentos por vía oral, no aplique sedantes, ni alcohol en la frente.

Si padece de ataques durante el embarazo asista a consulta prenatal para control y tratamiento. No realice trabajos con maquinaria de riesgo, evite el desvelo.

Para más información:

Hospital San Juan de Dios es 1ª. Avenida 10-50, zona 1. Teléfono: 22530423 al 29

Centro de Epilepsia y Neurocirugía Funcional Humana 7 calle A 1-62, zona 10

Subir