Conjuración de Belén

El 15 de septiembre de 1821, marca la fecha de independencia de Guatemala de España. Esta fecha se conmemora año con año, ya que fue el primer paso para convertir a Guatemala en el país libre e independiente que es ahora.

Sin embargo, el esfuerzo para lograr la independencia inició unos años antes, con la Conjuración de Belén.

Desde 1813

La Conjuración de Belén se realizó el 24 de diciembre de 1813, luego de meses de planificación.

El nombre se produce ya que, todo el plan inicia en el Convento de Belén, ubicado en la Nueva Guatemala de la Asunción, es decir, la ciudad de Guatemala.

La conjuración de Belén también es llamada como Conspiración de Belén; este nombre proviene del juramento que habían realizado los personas que participaron, especialmente los criollos, en poner en movimiento con la finalidad de conseguir la independencia de la corona española.

Una sublevación

El plan consistía en que el regidor José Barrundia, el teniente Joaquín Yúdice y otros oficiales sublevarían el Batallón del Fijo, mientras que León Díaz y Andrés Dardón se encargarían del soborno o la patriótica adhesión de los sargentos.

Se abrirían, asimismo, las puertas de las cárceles y por rebeldes nicaragüenses que se encontraban en prisión, llamados próceres granadinos, atacarían el palacio con la finalidad de atrapar al Capitán General, José de Bustamante y Guerra, y al comandante de la guardia, coronel José Lagrava.

Este movimiento en la capital sería acompañado de un movimiento en Quetzaltenango y Suchitepéquez.

Logística lista

Con la logística armada, se estableció la fecha para realizar el golpe, Nochebuena, 24 de diciembre de ese año.

Sin embargo, al ser una ciudad tan pequeña, el capitán José de Bustamante y Guerra fue notificado, por alguien de los que habían realizado la juramentación de dicha idea de revolución y de las juntas que se estaban llevando a cabo.

Se gira la orden de apresamiento

El 21 de diciembre de 1813, y enterado que existían las reuniones, el General gira la orden al capitán Antonio Villar del y su ayudante, Francisco Cáscara, para que apresara a las personas que se encontraran reunidas en el Convento de Belén.

De tal forma que, al realizarse la aprehensión, terminaron presos Tomás y José Ruiz; los hermanos Bedoya, don Cayetano y don Manuel; el teniente don Joaquín Yúdice; el sargento primero don León Díaz; don Andrés Dardón; y los frailes Manuel de San José y Juan Nepomuceno de la Concepción.

Posteriormente, se aprensaron don Víctor Carrillo y don Benito Miquelena, frailes mercedarios; don Felipe Castro y don Rafael Aranzamendi, sargentos primeros del Batallón de Milicias; Manuel Ibarra y don Juan José Alvarado, empleados; don Mariano Cárdenas, agricultor; don José Ruiz, pasante de derecho; Manuel Tot, indio de Verapaz; y don Venancio López, abogado y síndico de la municipalidad.

Lograron liberarlos en 1817

A pesar de que se había dictado pena de muerte para mucho de los cómplices de la Conjuración de Belén, lograron que, en el año de 1819, fueran liberados por el indulto otorgado por el Rey de España en el año de 1817.

Es importante recalcar que, aunque fracasó el intento de independencia, fundó las bases para lograr este cometido en 1821.   

 

Fuentes:

También te puede interesar: Datos Interesantes de los Presidentes de Guatemala

Datos Interesantes de los Presidentes de Guatemala