El sarampión y la viruela, pandemias de todos los tiempos

 

Sarampión

El sarampión es una enfermedad que hasta la fecha genera una gran cantidad de muertes y pandemias a nivel mundial. La Organización Panamericana de la Salud (OPS por sus siglas en español), indica que esta enfermedad es extremadamente contagiosa, la cual es causada por un virus que tiene entre sus síntomas, los siguientes, fiebre, tos seca, resfrío, dolor de garganta, conjuntivitis, manchas blancas dentro de la boca, sarpullido o “ronchitas”. 

En el año de 1963, se introdujo una vacuna para prevenir el sarampión. Ahora bien, antes de dicho año, existían importantes pandemias de dicha enfermedad a nivel mundial, aproximadamente cada 2 o 3 años, lo cual generaba el fallecimiento de mas de dos y medio millones de personas en el mundo. Por su puesto, Guatemala no ha sido una excepción en este caso. 

En el año de 1769 Guatemala vivió una epidemia de sarampión maligno, siendo esta la primera vez que se registro dicha enfermedad en el país. La epidemia duró 4 meses, entre abril y junio del referido año, momento en el cual se registraron 350 muertes de niños. Se estima que en los 1532 y 1534 también hubo una epidemia de sarampión, sin embargo, estas no han sido comprobadas fehacientemente, siendo la del año 1769 la primera registrada. 

Tal y como se observa, los niños son los más afectados por esta enfermedad, siendo esta enfermedad una de las principales causas de fallecimiento de infantes en el mundo. Solamente en el año de 2016, hubo 89 780 muertes por sarampión en todo el mundo. Ahora bien, la vacunación contra el sarampión ha reducido la mortalidad mundial por esta causa en un 84% entre 2000 y 2016.

img 1024x576 - El sarampión y la viruela, pandemias de todos los tiempos

 

Viruela

Por otro lado, la viruela otra enfermedad que ha la fecha es causante de varias muertes a nivel mundial. La viruela es una enfermedad viral, aguda y muy infecciosa que durante mucho tiempo fue considerada como uno de los grandes azotes que afligían a la humanidad en todo el mundo. 

En Guatemala, uno de los brotes que causó más enfermedades y muertes fue en 1780, que se manifestó como causa de una pandemia que afectó a todo el hemisferio, causó que la tendencia ascendente de la población nativa fuera detenida bruscamente.

A través de varios cronistas guatemaltecos, en los que se encuentra Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán, podemos saber que, durante el período colonial, la viruela también ocasionó gran pérdida de vidas humanas.

Describían a la enfermedad como “el activo y cebado fuego de los campos secos, destruyendo pueblos enteros de innumerables y crecidos millares de habitadores”. Esta enfermedad vino a parar la tendencia ascendente de la población nativa en el territorio guatemalteco, este incremento en la población indígena fue detenida bruscamente causa de la viruela.

Fray Manuel Ordóñez, el párroco residente en Cuilco, refiere que la viruela estaba presente el 28 de marzo de 1780, la más temprana aparición de la enfermedad documentada en la región. La viruela persistió en partes de los Cuchumatanes por lo menos hasta enero de 1781, lo que indica una duración de diez meses.

En algunas comunidades (como por ejemplo, las de San Martín &fazapa y San Francisco Xlotozintla) la enfermedad duró aproximadamente cuatro meses, mientras que en otras (entre ellos, Santiago Chimaltenango y San Sebastián Huehuetenango) soportaron la peste uno o dos meses más. En Asunción Colotenango, la viruela persistió durante siete largos meses. La cronología, de ocurrencia registrada sugiere una difusión bastante rtipida de la enfermedad, antes del comienzo de las lluvias, hacia el este desde un foco en Chiapas, a lo largo de la orilla sur de los Cuchumatanes, posiblemente por el valle de Cuilco. Luego siguió una propagación más Ienta hacia el norte, hacia partes más altas y remotas de la región, probablemente después de que las 1Iuvias anuales hubiesen comenzado a finales de abril o principios de mayo. 

En toda la región de los Cuchumatanes, más de 4 mil indígenas de todas las edades sucumbieron y casi el 60% del número total de las muertes registradas ocurrió entre niños de todas las edades.

Siete años más tarde, la epidemia de 1795-1796 fue seguida por otra aparición más de vida, de nuevo centrada en las zonas fronterizas occidentales de los Cuchurnatanes. Aunque este brote fue ai parecer menos serio que la epidemia de 1780-1781, las autoridades reaccionaron, quizá, a causa del impacto de azotes anteriores, con fuertes medidas de emergencia, incluyendo la inoculación e intentos de aislar las comunidades afectadas.

viruela - El sarampión y la viruela, pandemias de todos los tiempos

 

Fuentes

También te puede interesar: Principales enfermedades que trajeron los españoles a Guatemala

Principales enfermedades que trajeron los españoles a Guatemala